Delfines en la tierra, primer documental español que habla de la explotación animal en los acuarios.

delfinesLa construcción de un gran acuario en Las Palmas de Gran Canaria y el proyecto de otro en la isla de Lanzarote, así como la instalación de un delfinario en esta isla Reserva de la Biosfera, suscita opiniones encontradas entre quienes creen que la cautividad de animales, sean grandes o pequeños, marinos o terrestres, no aporta nada, y quienes defienden que se trata de una actividad lúdica que también sirve para acercar a la población el amor por la naturaleza y la toma de conciencia medioambiental.

El acuario llamado “Poema del Mar” en el Puerto de Las Palmas, impulsado por los propietarios del conocido “Loro Parque” de Tenerife, cuenta con el beneplácito institucional al considerarlo una herramienta muy interesante para generar riqueza en forma de puestos de trabajo y flujo de turistas hacia la ciudad.

Son los mismos argumentos que defienden los promotores del proyecto de otro acuario que también se quiere levantar en Arrecife, en la isla vecina de Lanzarote, un lugar que es Reserva de la Biosfera por la Unesco. Allí, además, el bautizado como “Gran Acuario de las Canarias” serviría para rehabilitar una zona en desuso y degrada, pero a la vez emblemática para la ciudad de Arrecife, como es el Islote de Fermina.

Tras diversos intentos fallidos para albergar distintos negocios de ocio, el islote se encuentra ahora cerrado al público y con sus edificaciones en ruinas. A la vez, la construcción de un moderno delfinario en el parque de fauna “Rancho Texas Lanzarote Park”, en la misma isla, reabre un debate nunca cerrado: el de la cautividad animal.

Para los promotores y para buena parte de las administraciones, que suelen ver con buenos ojos estas instalaciones por la inversión y la dinamización económica que suponen, se trata de negocios que sirven también para acercar la naturaleza a las personas y para crear conciencia medioambiental. Para otros, quienes se sitúan en las antípodas de este razonamiento, no hay motivo que justifique el encerrar animales en peceras y piscinas para ser observados por los visitantes tras el pago de una entrada.

Un documental de Mario de la Mano y David Ruiz
Imagen y Sonido: Tania Arrilliaga, Alberto Fdez. Collantes
Montaje: Antoni Tomás, Xavi Soler
Sonorización: David Beltrán

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: