Ficha completa de La calle de la amargura

la calle de la amrgura cartelTítulo: La calle de la amargura

Productoras: Productora 35 (México) y Wanda Vision (España)

PERSONAL CREATIVO:

DIRECTOR: Arturo Ripstein PRODUCTOR: Walter Navas

COPRODUCTOR: José María Morales

GUIONISTA: Paz Alicia Garciadiego

DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA: Alejandro Cantú DISEÑADORA DE PRODUCCIÓN: Marisa Pecanins DISEÑADORA DE VESTUARIO: Laura García de la Mora MAQUILLAJE: Carlos Sánchez

SONIDO DIRECTO: Antonio Diego

Casting: Manuel Teil

EDITOR: Arturo Ripstein/Carlos Puente

POSTPRODUCTOR: Ariel Gordon

REPARTO:     Patricia Reyes Spíndola, Nora Velázquez, Sylvia Pasquel, Arcelia Ramírez, Alejandro Suárez, Alberto Estrella, Erando González.

GÉNERO: Ficción (basada en una historia real)

PÚBLICO OBJETIVO: público en general a partir de 15 años, ambos sexos

DURACIÓN APROXIMADA: 100 mins.

IDIOMA: Español

FORMATO DE REGISTRO: HD (b/n)

FORMATO FINAL DE PROYECCIÓN: DCP

SONIDO: THX-Dolby Digital

LOCACIONES PRINCIPALES: México, D.F.

Sinopsis:

En una mañana de un día cualquiera una pareja de luchadores enmascarados, La Akita y la Muerte Chiquita salen de sus casas. Son luchadores sombra, remedos, copia calca diminuta de sus versiones tamaño natural, La Muerte y Aka 47. Son serios, formales, entrenadores; su madre diría que buenos chicos y maridos perfectibles apuntarían sus mujeres, jóvenes y apetitosas.

Andan invariablemente enmascarados. No se han quitado la máscara jamás, ni enfrente de sus mujeres, ni en frente de su madre que los vio nacer y que además los regentea. Serán cosas de la identidad, porque el par de luchadores además de ser de estatura disminuida, por decirlo de una manera elegante, son gemelos idénticos. Esa noche tienen pelea y por ello se irán de farra. Noche de alcohol y mujeres. Lo saben y lo planean de antemano, lo sabe incluso su madre que controla a sus hijos controlándoles la cartera. Las elegidas de esa noche son dos putas de edad provecta. O al menos bastante entradas en años. Probablemente su preferencia por las putas añosas tenga que ver con su estrecha relación con la madre dominante, para darnos una explicación psicoanalítica, o tal vez -y más probablemente- a la creencia popular de que mientras más viejas las putas más tibias y comprensivas. Buena onda, pues.

De camino al Gimnasio pactan para esa noche con Dora, una puta que aún anda en la actividad y a quien su vida familiar la agobia. Su hija adolescente se lleva mal con su nuevo marido . Los constantes enfrentamientos entre ambos la crispan: Por un lado la criatura de sus ojos, no deja de gastar y exigirle a Dora dinero que su mermada clientela ya no puede proporcionarle y por otro lado su marido la elude física y emocionalmente. Max siente rechazo hasta de mirarla y Dora se da cuenta y lo padece, porque Dora adolece de esa femenina tendencia de necesitar a un hombre. Necesitarlo para mantenerlo, para soportarlo, para plancharle las camisas y hacerle la comida, necesitarlo para reprocharle las penurias de su vida. Dora necesita a Max para tener un macho. Milenaria necesidad de las hembras, pero Max necesita a jovencitos… A pesar de su pasado heterosexual, crecientemente encuentra consuelo en jovencitos firmes y correosos . Particularmente lo encandila en usar la ropa de su mujer. Esa mañana Dora lo descubre. Se arma un Sanquintín. Dora no le perdona que use su ropa de trabajo. Es doble, triple humillación. Peor a que tenga a un adolescente imberbe entre las piernas. Por otro lado Adela, vieja compañera del oficio de Dora y conocida de andanzas ha sido jubilada de la prostitución. Ahora ejerce a hurtadillas, cobrando centavos y sin protección alguna. No tiene esquina, ni compañeras de trabajo. Nada ni nadie. Sólo cuenta con una anciana con la que mendiga por las calles. La Dora quiere cortar bártulos con los suyos: la hija avariciosa y el marido travesti. Probablemente por sobre todo, desee protegerlos. Su huida les garantiza que la policía, luego de un rato, los dejará en paz. Le propone a Adela irse a lo más olvidado y recóndito, perderse y volverse familia la una de la otra… Y la flaca acepta. Ella que pregona a cuatro vientos que es libre de ataduras y cargas familiares, en el fondo añora y siempre ha añorado tener una familia. Acepta, pero antes de huir decide regresar a darle las gotas oftálmicas a su viejita ,la mendiga, por años de años su única familia y compañía. Tiene que ayudarla a bien morir, cuidada y no abandonada a la buena de Dios… los caminos de la eutanasia desembocan siempre en el mismo lado. Los minutos que pierde Adela en despedirse de la anciana son cruciales. En el zaguán de la vetusta vecindad del centro de la ciudad la policía las espera. Mientras la madre de los luchadores pena a sus hijos muertos, las dos putas añosas son encarceladas. Su único deseo es estar en la misma cárcel, verse a veces. Ahora son familia. Lazos de sangre se suele decir… El escarnio de la sociedad es total. La gente no se indigna porque hayan asesinado a los luchadores miniatura, sino porque ellos siendo exitosos hayan terminado con dos güilas viejas, muy muy viejas…

Comentario del director:

El país está convulsionado, la noticia del día anterior descarta y aplasta a la de hace dos días. En este inmenso y contaminado Valle del Anáhuac, cada quien anda en lo suyo. Nada importa, todo vale madre, la indignación en el mejor de los casos es tan sólo una muestra de candor vano. Imágenes de mi ciudad, mi querida y odiada ciudad, polvosa, mugrienta, vocinglera, feraz, me rondaban en la cabeza a partir de haber urdido esta historia de putas y enanos… Porque mi ciudad es cruel. Este es un valle alimentado de sangre, custodiado por la Coatlicue, la devoradora de los hombres y las almas. Y este turbulento altiplano, páramo de la ignominia, parece que está alimentado por el azar, el destino, la equivocación… el “perdone a usted, me lo chingué pero fue sin querer”, el “metí la pata”, el “me llevó la fregada”… el destino. El destino que es al mismo tiempo dios inexorable y un demiurgo cáustico que nos pone jugarretas. La historia del asesinato inocente de dos luchadores enanos era, al menos para mí, más que un caso que hablara de corrupción, de injusticia, de podredumbre de la sociedad, uno que hablara de mala pata. Hablaba, para ponerlo con mayúsculas, del Destino. Cuando me di cuenta de ello, comprendí por qué inconscientemente este cuento me había fascinado. El destino, inexorable, terrible ha sido el tema de muchas de mis películas, por no decir todas… Esa fuerza imposible de modificar, que arropa gentes, biografías, amores. “El Imperio de la Fortuna”, “Profundo Carmesí”, “La Perdición de los Hombres”, “Cadena Perpetua” son algunos de los títulos de mi filmografía que de manera más marcada hablan de la fatalidad, del destino. Las minúsculas víctimas y las putas desopilantes que van apenas llegando al final de su jornada, que llevan la vida a jalones, sin saber qué quieren y siguiendo el rumbo al que las lleva su destino, se vuelven un par de asesinas por error, por casualidad, lo que en este país se dice, “sin querer…” Todos estos: mis derrotados esenciales. Ellas son producto del viejo y feroz centro de la Ciudad de México, mi ciudad. La ciudad de mi ira, de mis desencantos y de mis entusiasmos. Esta historia me llevará a filmar en sus calles llenas de sombras y de charcos, como en otras ocasiones. Cuando me di cuenta de que el tema que me ha obsesionado se aunaba a mi escenario predilecto supe por qué me interesaba este cuento extraño. Me obsesionaba. Más aún supe que era una película mía. Qué quería filmarla, qué debía filmarla… Que era cosa del destino…

Imágenes: http://www.wandavision.com/site/fotografias/la_calle_de_la_amargura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: