Fallece Vicente Aranda

MADRID. 3-4-06. VICENTE ARANDA. FOTO: JOSE RAMON LADRA.

Nunca perdió el hábito de hacer cine, que para él era la forma más natural y eficaz de transmitir el pensamiento. Director, guionista y productor, Vicente Aranda, uno de los referentes de la Escuela de Barcelona y autor de una prolífica filmografía, falleció este martes en su domicilio madrileño a los 88 años de edad. Premio Nacional de Cine en 1988 y Goya® a la Mejor Dirección por su célebre Amantes, que también logró el premio de la Academia de Cine a la Mejor Película, el cineasta catalán estaba dispuesto a morir con las botas puestas “porque cuando no estoy trabajando me da de todo, hasta enfermedades inexistentes como a Woody Allen”, reconocía el realizador de Cambio de sexo, El Lute, camina o revienta, El Lute, mañana seré libre, Carmen y Juana la Loca, entre otros muchos títulos de este conocido profesional que siempre tenía proyectos en la mesa.

Luna caliente fue el último trabajo de Vicente Aranda Ezquerra (Barcelona, 1926), a quien la Guerra Civil impidió seguir estudiando, y decidió emigrar a   Venezuela, donde estaba su hermano. Regresó a España en 1956 y nueve años después se sentó en la silla de director codirigiendo con Román Gubern Brillante porvenir.

En Fata morgana, La novia ensangrentada, Cambio de sexo,   las dos entregas sobre El Lute, La muchacha de las bragas de oro, Si te dicen que caí, El amante bilingüe, Asesinato en el Comité Central, Tiempo de silencio, La pasión turca, Amantes, Libertarias, La mirada del otro, Celos, Juana la loca, Carmen, Tirante El Blanco y Canciones de amor en Lolitas’s Club dejó su sello Aranda, que también firmó para televisión la serie Los jinetes del Alba.

 

El deseo pervive

 

Insistió en las adaptaciones porque estaba   convencido de que las películas siempre eran mejores que las novelas que las inspiran. Así, convirtió en imágenes las obras de Juan Marsé, con el que tuvo sus más y sus menos, Manuel Vázquez Montalbán, Luis Martín Santos y Antonio Gala.

Afectado por la crisis –tuvo que recuperar su faceta de productor–, Aranda siempre se sintió interesado por el sexo. “Envejeces y pierdes fuerza, pero no el deseo”, comentaba el cineasta, en cuyas películas siempre había escenas de sexo. “Hace tiempo que quiero quitarme la etiqueta de pornógrafo, de erotómano, pero es inútil”, admitía.

Director fetiche de Victoria Abril, dio órdenes a Imanol Arias, Teresa Gimpera, Ana Belén, Pilar López de Ayala, Aitana Sánchez Gijón, Maribel Verdú, Jorge Sanz, Paz Vega… Una lista interminable de intérpretes a los que Aranda quería “porque son imprescindibles”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: