Crítica de Pride

prideOrgullo o  codicia

En la marcha de orgullo gay de 1985 en Londres participó una nutrida
representación de mineros… heteros (¿?) para sorpresa de Karl Marx desde su
tumba en el londinense cementerio de Highgate.

En efecto, durante la huelga del sector minero del Reino Unido en los 80, los
mineros sin ingresos subsistieron gracias a la solidaridad de colectas y
donaciones de toda procedencia, incluida la del colectivo de gays y lesbianas a
un pueblo de Gales, que fue especialmente activa y generosa, y que centra Pride.

Esa visión de los activistas gays de considerar la lucha por los derechos como
asunto que afecta a todos y no solo a los directamente afectados, merecía algo
más; a falta de otra cosa buena es esta comedieta de mineros rudos y locas muy
guerreras, cuya relación empieza con reticencias y acaba en amigos del alma,
terreno abonado para situaciones cómicas y consignas edulcoradas, pivotando
sobre los ejes pueblo-ciudad y gay-hetero.

Después de las americanas Dallas buyers club o Harvey Milk, el cine inglés se
acuerda de los padecimientos de sus gays para ver si suena la flauta como en
Bienvenidos al Norte, de otro país, pero con el mismo tono y cromatismo de
acentos.

María Rosa López

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: